Mis 7 hábitos para mantenerme saludable

Muchas veces sentimos que no tenemos tiempo para cumplir con todas nuestras metas saludables o que están muy fuera de nuestro alcance. A veces la vida pasa muy rápido y recurrimos a las opciones más fáciles y prácticas. Eso está bien, siempre y cuando sepamos qué le podemos agregar una opción saludable a nuestras decisiones.


Hoy les quiero compartir 7 maneras que yo he adecuado a mi vida y me han ayudado a sentirme bien acercándome a mi bienestar y balance. 

Respirar

Empieza tu día con 2 a 5 minutos de respiraciones conscientes. Al conectar con tu respiración antes de comenzar tu día vas a sentir más calma y certeza de que todo está bien. 


Cuando te das un momento para tí y te integras en tu cuerpo, recibes la sensación de tranquilidad, controlas tus decisiones/reacciones y disminuyes la ansiedad. Haz esto por lo menos 5 días a la semana y tendrás una nueva manera de empezar el día.


Estas respiraciones se pueden hacer en cualquier momento del día para volver a tu centro. Recuerda la importancia de respirar y de usarla para reducir el estrés y ansiedad.

Échale espinaca

Como ya he mencionado antes, la espinaca es mi hoja verde favorita, ya que es muy versátil a la hora de su consumo. Las puedes utilizar para muchas de tus comidas sin cambiarles el sabor y asegurándote de ingerir nutrientes.


Para un desayuno rápido, puedes agregar un puño de espinacas a tus licuados, a tu huevito con verdura o hasta a tu mezcla de pancakes. La espinaca también puede ir en ensaladas frescas, o salteadas con verduras en cualquiera de tus comidas.


Intenta nuevas formas de integrarlas en tu día a día y te darás cuenta que al hacerlo consciente que lo haces por tu salud, te hará sentir bien.

Aprovecha el cacao

Como ya les hemos contado, el cacao tiene muchos nutrientes y beneficios, como el triptófano, que mejora tu estado de ánimo, así como el buen sabor a chocolate, que también lo hace. Es un sabor fuerte, que te deja un buen sabor de boca.


Una manera fácil de usarlos es espolvorear trozos de cacao en tus postres. Les da ese toque sabor a chocolate y lo más importante es que les agregas  nutrientes que podrían faltar. 


Otra manera de aprovechar el cacao para el antojo dulce, es haciendo tu postre con cacao.

Observa las etiquetas

Este consejo te hará conectar más con los productos que consumes. Al leer las etiquetas de lo que compras, vas descubriendo más acerca de los ingredientes que incluyes en tu dieta, muchas veces sin darte cuenta. 


Al empezar a observar las etiquetas te vas haciendo más consciente de que entra a tu cuerpo y vas teniendo más facilidad para escoger los productos con menos ingredientes y/o con más ingredientes naturales. 

Conecta con tu cuerpo y muévelo

Es muy importante saber que el cuerpo no fue diseñado para estar sentado o en una sola posición todo el tiempo. El cuerpo necesita moverse y estirarse para evitar que se atrofie. 


Muchas veces nos olvidamos de estas necesidades del cuerpo, por eso recomiendo poner recordatorios durante el día para caminar o solo estirarte. Es fundamental para la salud mantener esa conexión con el cuerpo. Darnos ese espacio para agradecer con el movimiento.

Agua y más agua

Todos sabemos que tomar agua es indispensable para nuestra vida y nuestra salud, por lo tanto toma mucha agua. Intenta tener un termo contigo siempre para que te sea fácil recordar que tienes que tomar agua.


Si tienes una salida y quieres un sabor diferente al agua natural, puedes probar el agua mineral con limón y sal. Esta bebida es hidratante, tiene muy buen sabor y te da la sensación de estar tomando algo diferente. 

Prepárate para tus antojos

Empieza a escuchar a tu cuerpo cuando te pide un antojo dulce o salado. No te limites, mejor prepárate. Trata de mantener fruta o verdura ya picada y lista para comer cerca de ti. 


Cuando te den antojos de algo salado puedes comer jícama y/o pepino con chile y limón. O si quieres algo dulce, puedes tener tu fruta picada o algún postre con cacao.


La idea es estar preparados para cuando el cuerpo pida algo, poderlo escuchar y atender.


Hay muchas maneras de agregar pequeños cambios a tu día a día que ayudan a hacer este camino más fácil de disfrutar. Aprende a valorar estos cambios o añadiduras y hazlas parte de ti.


No te agobies queriendo hacer todo el mismo día. Simplemente ve buscando el balance diario. Busca nutrientes en todas tus comidas, las que sientas que les falta algo, explora sabores y nuevas formas para hacerlo posible.


Hay que tomar este camino con calma y sin ansiedad. Entender que el ser y estar saludable también es un proceso que se agradece y del cual se aprende todos los días. 


Agradece, experimenta y disfruta este camino.

1 comment

Mayra

Me encantó 🙏🏽✨

Leave a comment