Cuida tu mente como cuidas tu cuerpo

Hoy te quiero reconocer a ti que has estado aprendiendo a cuidar tu cuerpo.

Has aprendido la importancia de alimentarte sanamente, dormir bien y hacer ejercicio.  

Todos estos cambios son un proceso de constante aprendizaje que no siempre son fáciles pero siempre valen mucho la pena.


Ahora te invito a dar un paso más en tu proceso. Te invito a acercarte más a la versión de ti que te hace sentir más plenitud.. Te invito a hacer estos hábitos con consciencia. Aunque sean parte de tu diario vivir, ahora ponles atención y ponles intención. Empieza a notar como te sientes.


¿Cómo hacerlo con consciencia?

Al comer

Un ejemplo muy sencillo que se puede incluir en el día a día es comer conscientemente. Cuando estés preparando tus licuados, bowls, ensaladas, hazlo consciente de lo que estás haciendo.


Dale esa señal al cuerpo y a la mente de que los estás cuidando y que estás poniendo atención a los ingredientes que les estás dando. Lo que estás comiendo es con la intención de nutrirte.


Al cocinar y comer conscientemente, tu cuerpo agradece y tu mente empieza a relacionar la comida con algo positivo. Inténtalo. 

Al hacer ejercicio

Otro hábito que puedes hacer con consciencia es el ejercicio. Antes, durante y después de tu actividad física, conecta con tu cuerpo y hazle saber que esto lo haces por amor a tu ser. 


Es importante adoptar una mentalidad positiva alrededor del ejercicio. No lo hagas por querer cambiar tu cuerpo o porque no te gusta como te ves. Hazlo por amar tu cuerpo y deja que los cambios sean parte del proceso. Regálate esos momentos de actividad física consciente. 


Al dormir

Otra manera de cuidar tu cuerpo y tu mente es dormir bien. Dale un descanso a tu cuerpo, así como a tu mente. Al dormir permitimos a la mente soltar todo lo que ya pasó durante el día, aprende a soltar tu también. 


No te agobies a la hora de dormir con cosas que no puedes controlar mientras duermes. Si te cuesta trabajo dormir bien porque piensas en muchas cosas, puedes escribir antes de dormir.


Toma el tiempo de dormir para descansar física y mentalmente. Recuerda que dormir es tan importante como comer bien y hacer ejercicio para una mejor salud y ritmo de vida.


Estas tres maneras de cuidar a tu mente van a causar un impacto positivo en tu vida, y si quieres dar un paso extra en el cuidado de tu mente, te invito a seguir leyendo.

¿Cómo dar el paso extra?

  • Rodéate de personas y de actividades que te hagan sentir mejor. Pon atención en cómo te sientes cuando estás con tus amigos, familia y contigo mismo. 

Poner atención a los sentimientos que te hace sentir otra persona es importante para entender el propósito de esa amistad o relación. Haz los cambios necesarios para ser feliz y estar en paz.


  • Háblate bonito. Alguna vez has puesto atención a cómo te hablas a ti mismo? ¿Son mensajes positivos? ¿Le hablarías así a un ser querido?

Observa tus pensamientos, especialmente hacia ti mismo. Tratate como tratas a los demás.


  • Sigue aprendiendo. Una manera de cuidar la mente es mantenerla activa. Algunas opciones son: podcasts, libros, documentales, clases virtuales, etc. Busca la actividad que se acomode a tu ritmo de vida.

Nunca dejamos de aprender. Expande tu mente para abrir nuevos horizontes y oportunidades.


  • Sal a la naturaleza. Pasar tiempo en la naturaleza te llena de energía. Sentir el aire fresco, ver los árboles, oler el agua de mar, sentir la tierra del desierto. Cualquiera que sea tu oportunidad de estar en la naturaleza, aprovechala. 

Pasa más tiempo en lugares que te llenen de vida y te inspiren a seguir siendo la mejor versión de ti.


  • Medita. La meditación es una práctica que ha estado presente por muchos años, pero recientemente se han investigado más los beneficios de esta actividad. 

Empieza con 5 minutos de sentarte a sentir como entra y sale el aire de tu cuerpo. Haz esto por 5 días y empieza a notar como te es más fácil mantenerte en tranquilidad.


Hay muchas maneras de empezar a hacer cambios positivos en tu vida.

Dejar un comentario