Cómo hacer ejercicio sin excusas

Como ya les he contado, hacer ejercicio siempre ha sido una parte muy importante de mi vida. Me gusta estar activa y disfruto mucho explorar diferentes maneras de hacer ejercicio

 

El hacer ejercicio, parte de tu rutina diaria y es un proceso. Tienes que encontrar la  actividad que te guste, sea conveniente para ti y se acomode a tu ritmo de vida.

 

Ya que tengas tu actividad o actividades que te hacen feliz, y que se acomodan a tu ritmo de vida, hay que meterlas a tu horario. Para ser constante en el ejercicio, debes de saber cuando en el día vas a hacer ejercicio. Si lo dejas para cuando tengas tiempo, probablemente no lo harás. 

¿Cuándo hacer ejercicio?

Yo he intentado hacer ejercicio a todas las horas del día. He tenido años de mi vida donde la rutina que mejor se me acomoda es hacer ejercicio en la noche, después de todas mis actividades y así terminar mi día lista para dormir y descansar.

 

También he intentado hacer ejercicio en el medio del día, en mi hora de descanso, ya sea en mi trabajo de nanny, cuando los bebés dormían. O cuando trabajaba en oficina, en mi hora de la comida. Esta fue mi rutina que menos me gusto, pero al final del día sabia que estaba acercándome más a mis metas.

 

Mi hora favorita es en las mañanas. Me encanta hacer ejercicio antes de todas mis actividades. Es mi momento donde me conecto conmigo misma. Lo hago muy temprano, entonces sé que estoy solo compitiendo conmigo misma y no más.

 

La realidad de las cosas es que no siempre me levanto motivada y con ganas de hacer ejercicio. A veces el cansancio y las ganas de dormir, o de hacer otra cosa me tientan a dejar el ejercicio para otro día.  

 

Pero he descubierto algunos trucos que no dejan que la flojera o las excusas me ganen, y que me sirven mucho para esos días que no siento ganas de hacer ejercicio. 

¿Cómo evitar las excusas?

Uno de mis trucos favoritos es dejar mi ropa lista. Este es un pequeño detalle, con gran impacto; ya que desde el día anterior prepara a tu cerebro para saber que vas a hacer ejercicio. Es importante entender que preparar a la mente es parte fundamental de mantenerte motivado a ejercitarte.

 

Otro truco que utilizo para cuando no me quiero levantar en las mañanas es la regla de los 5 segundos de Mel Robbins.

 

Esta regla básicamente dice que si tienes una meta, en este caso hacer ejercicio, cuentes 5-4-3-2-1 y te muevas. Te puedes parar, sentar, o cualquier movimiento físico, pero tienes que tomar acción en cuanto termines de contar.

 

Esta es una táctica que ayuda a tu cerebro a entender que es tiempo de tomar acción y que aparte no deja que las excusas te ganen. Al estar contando del 5 al 1, estas concentrándose en sólo eso y no en las excusas que puede haber para no poder hacer ejercicio.

 

Otra manera de preparar a tu cerebro a estar listo para hacer ejercicio, es dejar tu rutina lista. Si vas a hacer ejercicio en casa, y puedes dejar lo que vas a usar listo, también hazlo. Hazte el favor a ti mismo. 

 

Prepárate mentalmente lo más que puedas para estar listo para hacer ejercicio. Y mucho más importante que todo, disfruta el momento cuando haces esta actividad que tanto te gusta, y nutre tu cuerpo muy bien cuando termines.

 

Agradécele a tu cuerpo todo lo que hace por ti, dándole ese ejercicio y buena alimentación que necesita para seguir su mejor funcionamiento. 

10 comments

QKlsMxkaDEfcjdNP

SaQgWZkPEKCv

YdSxcFnIk

amysJVceAfktiuTL

IxwkPSjy

GmKCJrgTzXa

EIjBLRsPy

mpsURAPxIFVo

xCGNmHaYw

kBKtPFpZACgYJwc

Leave a comment