Las ondas cerebrales Beta y su correlación con el estrés

Las neuronas al comunicarse unas con otras emiten electricidad, estas descargas eléctricas se llaman ondas cerebrales.

 

Dependiendo de la actividad, estado de ánimo, alimentación, medio ambiente y muchos otros  factores, las ondas cerebrales aumentan o disminuyen de velocidad. 


Gracias a la ciencia y tecnología hoy podemos medir y clasificar estas ondas cerebrales por medio de un electroencefalograma (EEG por sus siglas en inglés)

 


Las ondas cerebrales se miden en Hercios (Hz) y se clasifican de la siguiente manera:

Gamma 30-100 Hz Percepción aumentada


Beta 16-30 Hz Activo, concentrado, en alerta


Alpha 8-12 Hz Relajado, meditación ligera, creativo


Theta 4-7 Hz Estados de meditación profunda


Delta .5-4 Hz Dormido




En otros posts hablaremos más sobre cada una de ellas, pero en esta ocasión me quiero enfocar en las ondas Beta.


Las ondas Beta se producen al despertar y empezar nuestras actividades cotidianas, son cuando el cerebro está más activo, en concentración o en estado de alerta.

Las ondas cerebrales Beta son fundamentales para que podamos realizar nuestro trabajo y otras actividades cotidianas como practicar algún deporte, ir al super, cruzar una calle, manejar en la ciudad sin contratiempos.


Las ondas Beta son las que nos hacen tener más energía y concentración para finalizar un trabajo, una tarea, un proyecto, o sobrevivir a algún tipo de peligro.

Cabe mencionar que mientras más bajas sean las ondas Beta están más correlacionadas con la concentración y mientras más altas más con el estrés y la ansiedad.

Como decía, las ondas Beta son fundamentales para vivir y sobrevivir, pero el problema empieza cuando pasamos demasiado tiempo en estas ondas, es decir que no pasamos a los otros estados cerebrales.

Cuando pasamos la mayor parte del tiempo en ondas Beta, se empieza a experimentar el estrés crónico. Al estar en ondas Beta, tu cerebro manda señales a todo el cuerpo para estar en estado de alerta, es decir todo el cuerpo está enfocado para que tú termines ese proyecto, esa tarea o salgas de ese peligro.

El problema es que toda tu energía se está usando para resolver lo que está pasando afuera y se deja desatendido lo que está pasando adentro, y eso el cuerpo lo resiente con estrés y cansancio crónico, irritabilidad, mala circulación, dolor muscular, hambres y antojos en exceso, gastritis, dolor de cabeza, entre otras; y si no es atendido a tiempo inclusive puedes llegar a enfermedades crónicas.


Si crees que tu estás pasando mucho tiempo en ondas Beta hay algunas cosas que se pueden hacer para ayudar a bajar estas ondas cerebrales:



 

  • Meditar

  • Comer más saludable, el exceso de calorías produce ansiedad y estrés.

  • Pasar menos tiempo en redes sociales, viendo TV y viendo Noticias.

  • Reducir el consumo de la cafeína

  • Hacer ejercicio

  • Pasar tiempo en la naturaleza.

  • Oír música relajante


  • Hoy en día existen electroencefalogramas (EEG por sus siglas en ingles) portátiles  y más económicos especializados para cronometrar tu meditación, sueño y estrés; cada vez es más común tener acceso a estos aparatos, aunque no son igual de objetivos como los que tienen en las clínicas y hospitales, definitivamente son una herramienta fundamental para el cuidado de tu salud mental.

     

    Cabe mencionar que nosotros utilizamos Muse S para cuantificar nuestros progresos en la meditación y la de nuestros pacientes en consulta.




     

    Dejar un comentario