Epigenética: Tu determinas tu salud no tus genes

Por mucho tiempo la salud se basó en los genes. Se nos dijo que la genética (de nuestros padres, abuelos y familiares) sería lo que determinaría nuestra salud al envejecer.

La genética es el estudio de la manera en que las características y rasgos físicos pasan de una generación a otra o estudio de los genes que posee el ADN. 

Y aunque los genes siempre serán una parte fundamental de nuestras predisposiciones en el futuro, hoy en día se conoce que tenemos más control sobre nuestra salud de lo que pensamos. 

 

Ahora, con los avances de la tecnología y los nuevos estudios de epigenética, nuevos factores comienzan a ser de mucho valor. 



El lugar en donde vives, el estilo de vida que llevas, la comunidad con quien conectas, la comida que consumes y la calidad de vida que llevas comienza a ser igual de importante que la carga genética. Ya que nuestro medio ambiente desencadena reacciones dentro de nosotros.

Y esto nos regresa el poder de nuestras propias decisiones y de nuestra salud. Esto nos permite volver  a hacernos responsables de nosotros mismos. 


¿Qué es la epigenética? 

Es el estudio de las modificaciones en la expresión de genes que no son heredables. Algunas fuentes de modificaciones son los factores ambientales y/o los hábitos de vida.

EPI: Significa por arriba o sobre los genes. (Epigenética)

Esto significa que las decisiones que tomamos día a día, acerca de cómo alimentarnos, qué estilo de vida llevar, como ejercitarnos, como cuidarnos, cómo relacionarnos…. Son factores claves para cuidar nuestra salud. Y nuestro estilo de vida realmente es una inversión a largo plazo.





El ejemplo más común para explicar la epigenética es el de dos gemelos (que tienen la misma carga genética) pero que con el paso de los años, de sus estilos de vida, sus hábitos, su alimentación, etc uno de los gemelos puede desarrollar ciertas enfermedades y/o condiciones, y el otro gemelo permanecer sano más tiempo, a pesar de tener el mismo ADN.
 


Algunos ejemplos de factores epigenéticos son: 

 

La alimentación que consumes 

La  alimentación es un factor importantísimo para la salud. Una mala alimentación puede desencadenar enfermedades como inflamación, problemas cardiovasculares, metabólicos, cancerígenos etc. 

Por otro lado, una alimentación balanceada puede mejorar varios aspectos de tu salud, mejorando tu calidad de vida, aumentando tu energía, balanceando tu salud hormonal y todo tu estado general.

Aunque tenemos tendencias genéticas, no por que tus antepasados tuvieron una enfermedad significa que tu forzosamente la tengas. Puedes mejorar tu calidad de vida enormemente si te cuidas con anticipación e inviertes en tu salud desde temprana edad.


El ejercicio y la actividad física 

El ejercicio es una de las mejores maneras para reducir el estrés y cuidar tu salud mental.
El estrés puede desencadenar varias enfermedades, suprimir tu sistema inmune o alterar tu sistema nervioso.

Realizando ejercicio constante y aumentando tu actividad física puedes reducir el estrés, mejorar tu metabolismo y mejorar tu estado de ánimo general. 

El ejercicio nos da beneficios tanto mentales como físicos. La producción hormonal cambia haciéndonos sentir mejor, el humor mejora, el metabolismo se acelera y nos sentimos más activos, productivos, felices y energizados.



El lugar en donde vives (la comunidad con quien conectas)

Mencionando el estudio de Blue Zones se aprendió que la mayoría de las personas más longevas del mundo formaban parte de comunidades activas. 

El estudio epidemiológico de las "zonas azules" creado por Dan Buettner investiga las personas más longevas del mundo y sus relaciones con el medio ambiente.

El vivir en un lugar en donde te sientes parte de una comunidad, donde te sientes parte de algo más grande que tu y en donde conectas con otras personas, nos nutre a un nivel emocional muy importante. Esto nos ayuda a reducir el estrés y tener un estilo de vida más activo.


Los factores ambientales que te rodean 

La exposición a sustancias, factores ambientales o contaminación ambiental pueden afectar nuestra salud a corto y/o largo plazo.

Cabe mencionar que utilizar muchos productos alimenticios con colorantes, conservadores, aditivos, sales, toxinas y productos quimícos pueden alterar la salud si los consumimos en exceso.  

Otro factor ambiental que puede perjudicar la salud es el uso excesivo de medicamentos. 




Los hábitos y rutinas que haces diariamente 

Nos convertimos en los hábitos que hacemos todos los días. Estos hábitos no solo nos hacen sentir bien en el momento si no que van ayudando a fortalecer nuestro estado emocional conforme pasan los días. 

En estudios de productividad y alto rendimiento se muestra cada vez más que las personas más eficientes del mundo tienen rutinas diarias que fortalecen sus aspectos físicos, mentales, emocionales y espirituales.  

¿ Que rutinas haces todos los días? 


-

Tenemos más control de nuestra salud de lo que pensamos. 

Vamos formando nuestra salud con nuestras decisiones, nuestro estilo de vida y todas nuestras decisiones (por más pequeñas que parezcan). 

La salud se compone de varios aspectos (no solo de lo que comemos) si no de una perspectiva más grande... como nuestro estilo de vida. 


 

Bibliografía

endocrinologiapediatrica.org/revistas/P1-E18/P1-E18-S786-A344.pdf

www.bluezones.com

Dejar un comentario